Puede resultar algo extraño este encabezamiento. Pero, a  vista de que estamos a punto de terminar el confinamiento, y estoy a punto de abrir mi Escuela de Valores & Talentos,  quería buscar un punto de unión, y ahí está: CONFINAMIENTO…¡CONFITERIA!

Me explico,

Todo el planeta, toda la humanidad,  ha estado encerrada en sus casas, ¡Todo el planeta a la vez! Primera vez en la historia.

Lo que ha creado en nuestras vidas, tal  agitamiento,  ha marcado definitivamente un antes y un después. Nada volverá a ser como antes.

(Ha sido un aviso por parte del universo, para darnos cuenta de que la tierra es de todos, pero debemos cuidarla. Sino todo lo malo, que la hagamos de alguna manera se nos devolverá)

En este tiempo, la Tierra, se ha limpiado para nosotros, hay menos contaminación…Y es debido a una nueva oportunidad, que nos brinda.

Ha sido trágico, ya que muchas, pero muchísimas personas, han perdido la vida. Aunque lo más trágico y mas impotencia crea, es que estamos combatiendo con un minúsculo bicho que no se aprecia a primera vista, sin las armas adecuadas y del que apenas tenemos datos, porque se desconoce.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver aquí una confitería?

En esta cinquentena, más de 50 días muy largos, nos han impulsado a crear en nosotros unos sentimientos (tristeza, miedo, angustia…) y unas acciones (más solidaridad, más empatía, más sacrificio…) Son sentimientos de bajo tono, que en cierta manera  han culminado en algo muy positivo. ¿Cómo se pueden crear en la misma situación para todos ,dos aspectos, tan antológicos y contradictorios?

La pena, es que la gran mayoría de la humanidad, en estos días se han centrado más en criticar al gobierno, satisfacer sus necesidades primarias, colgar parodias o memeces relacionadas con esta situación, en espiar por el balcón,  por si a alguien se le ocurre  romper el confinamiento…

En vez de centrarnos en nosotros mismos  y en nuestro entorno,  para conocernos más, preparar la vuelta, ser más conscientes sobre lo que podamos aportar…

Esta sacudida, en general, no la estamos aprovechando bien. Cuanta gente dirá ¡Qué ganas de salir, y que miedo a la vez!

Es el momento de  meter todos estos sentimientos nocivos y que nos bloquean, en un horno, mezclándolos con ingredientes de calidad. A la temperatura adecuada. Cuidando cada detalle, para elaborar unos deliciosos  y suculentos pasteles…

Y así sacarlos al mostrador de la CONFITERIA. Estos pasteles, tan suculentos y apetecibles son capaces, además, de endulzar la vida de cada uno y la de los que nos rodean

¿A quién no le gustaría tener  este libro de recetas? Ya que los de “arriba” no lo están preparando, alguien lo tendrá que hacer.

¿A quién no le gustaría mejorar su vida y la vida de los demás? Estamos a tiempo.

Bienvenidos a mi CONFITERIA!! Vuestra Escuela de Valores & Talentos.

MIYOLUZ

María Fernández-Durán Mazzuchelli

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad